La Junta de Andalucía responde: “El nivel de emisión previsible de 96 dBA se establece para el caso de pubs de cara al cálculo de los aislamientos acústicos necesarios en el estudio acústico previo a la actividad, lo cual no implica que posteriormente la actividad vaya a funcionar con un nivel de emisión superior a 90 dBA.
Debido a la casuística que existe de actividades no se puede establecer a priori qué locales son o no susceptibles de originar ruido de impacto, esto es una apreciación que debe tomar el propio técnico una vez conozca los detalles de la actividad que se va a desarrollar. Puede darse, por ejemplo, el caso de restaurantes en los que hay “tablaos flamencos” u otras actividades de ocio que originan este tipo de molestias. Debe ser el técnico el que evalúe en cada caso concreto la necesidad de aislar el local ante ruido de impactos en función de las actividades que se van a desarrollar en el mismo.
En ocasiones podría plantearse la siguiente duda sobre el cálculo de correcciones por componentes tonales en una evaluación acústica según el Decreto 6/2012 o el Real Decreto 1367/2007, ya que la normativa expresa la necesidad de corregir por ruido de fondo para las correcciones por componentes de baja frecuencia e impulsividad, no así para las correcciones por tonalidad.
La respuesta a esta cuestión viene expresada en al Disposición Transitoria Cuarta del Decreto 6/2012, la cual expresa claramente cual es el criterio de valoración de las Actividades Industriales existentes.
La evaluación de los índices acústicos se puede realizar aplicando metodologías de cálculo específicas, procedimientos de medición in situ utilizando la instrumentación adecuado, o mediante una combinación de ambas técnicas. Por lo que se refiere a la evaluación del ruido ambiental aplicando metodología de cálculo, a  continuación se muestran los métodos de cálculo para evaluar el ruido ambiental originado por las infraestructuras de transporte y las instalaciones industriales, recomendado por la directiva sobre evaluación y gestión del ruido ambiental y el real Decreto 1513/2005. Estos métodos recomendados son provisionales hasta que se adopten nuevos métodos comunitarios que se están elaborando en el seno de la Unión Europea.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en política de cookies.