No tiene sentido para determinar la dimensión de la tubería de soplado de acuerdo con la de la salida de la válvula para luego aumentar su diámetro al acercarse al silenciador, ya que la alta velocidad de soplado conduce a pérdidas de presión en la tubería de purga y un incremento en la emisión de ruido del tubo.
En este punto, se explicará a modo de recomendación, la forma de obtener una reducción de ruido en la tubería de soplado. En la mayoría de los casos, tanto los silenciadores como las tuberías se ven influenciados por la temperatura. El aislamiento debe ser seleccionado e instalado de forma que pueda resistir la expansión térmica y los cambios ambientales. La elección del aislamiento depende del diámetro de la tubería. Un espesor total de 100-120 mm. es suficiente, ya que las capas más gruesas no mejoran la reducción de ruido.
Además de la selección del material correcto para el silenciador, la expansión térmica, en particular de la tubería que conduce al silenciador, puede que deba ser tenida en cuenta. La expansión térmica puede obtenerse mediante la fórmula estándar:

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en política de cookies.