Miércoles, 07 Noviembre 2012 09:30

¿Cómo es la modelización acústica de los mapas estratégicos de ruido?

Para obtener los niveles de inmisión de ruido, el primer paso es la adquisición de un modelo de cálculo y predicción del ruido, que cumpla con las recomendaciones establecidas en la normativa vigente. El modelo de cálculo aplica el método de cálculo correspondiente a cada tipo de foco de ruido, definido en el RD 1513/2005, para obtener los niveles de inmisión en los puntos de cálculo, a partir de los niveles de emisión sonora de los focos, teniendo en cuenta los diferentes efectos que afectan a la propagación del sonido. Par realizar esta evaluación es preciso efectuar una modelización tridimensional del área de estudio, sobre la que el modelo aplica el método de cálculo.

El proceso de cálculo consiste en que el modelo analiza y busca todos los trayectos acústicos posibles entre las fuentes de ruido existentes y un receptor, calculando para cada receptor el nivel generado por las diferentes fuentes de ruido. Cada fuente de ruido se define por su nivel de potencia acústica emitido, potencia por metro en el caso de fuentes lineales. En el caso del tráfico, la emisión se establece a partir del número de vehículos que circulan, velocidad, porcentaje de vehículos pesados, tipo de flujo de tráfico y pavimento, para cada línea de emisión que se diferencia en el área de estudio.

La propagación desde un foco de ruido hasta un receptor se valora de acuerdo con el método de cálculo aplicable, teniendo en cuenta efectos como: la distancia, absorción de la atmósfera, el tipo de terreno, la orografía, reflexiones y efectos de barrera de obstáculos a la propagación (edificios, muros,...), etc. Por lo tanto el primer paso para aplicar el modelo es establecer los datos de entrada utilizados para la modelización de los diferentes escenarios: datos fuente (tráfico), focos, obstáculos, datos geográficos, etc., asignándoles cuando corresponda sus características acústicas. Asimismo hay que tener en cuenta los datos meteorológicos para establecer las condiciones de propagación para el cálculo en cada periodo del día, temiendo en cuenta que los resultados hacen referencia a niveles promedio anuales, de los diez últimos años.

Los datos de entrada se pueden, por lo tanto, agrupar en dos categorías:

a) La primera comprende aquellos parámetros relacionados directamente con el ruido generado por el vehículo como son el número de vehículos, la composición del tráfico, el tipo de circulación y el número de vías de tráfico.

b) La segunda está relacionado con la propagación del sonido en el entorno como son la distancia al punto receptor, las reflexiones en los edificios y los obstáculos existentes.

Los aspectos relacionados con la propagación, que son los más complejos de definir, se pueden considerar fijos a menos que se produzcan cambios en la estructura física de la ciudad, mientras que los datos referentes al tráfico son variables con éste. La suma energética de las contribuciones de los focos es la que proporciona el nivel global existente en el punto receptor. Este conocimiento permite en cada punto conocer la contribución que, la modificación de las características de un tramo, tendrá sobre el nivel sonoro global.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información en política de cookies.